Los mandamientos swinger

Los mandamientos swinger

Podríamos emular a Moisés en el monte Sinaí y presentarnos con dos grandes tablas de piedra donde aparezcan tallados los diez mandamientos del mundo swinger. Pero no, no es necesario.

Básicamente porque son solo tres las principales normas swinger: respeto, prevención y discreción.

“No es no”. Sin explicaciones, sin excusas, sin preguntas, sin nada de nada. Si no quieres hacer algo lo dices y se respeta. Punto.

Las diferentes prácticas sexuales conllevan la posibilidad de transmisión de enfermedades o de que se produzcan embarazos no deseados. Ni que decir tiene que es obligatorio tomar medidas de prevención como el uso de preservativos.

Y por último, lo que ocurre en el mundo swinger se queda en el mundo swinger. El ser discreto es algo muy importante y valorado. No hay que mencionar nombres ni entrar en detalles de cualquier hecho. Ni con otras parejas swinger ni con personas ajenas a este maravilloso mundo.

Lorena y Mario.

Deja una respuesta